Determinación

.
Llegó hasta la empresa empujado por una caterva de angustias. El folleto, de colores vivos, prometía gestionar el fin de su crisis. Justo lo que él, un hombre sin carácter, necesitaba.
Salió media hora después, convencido de su elección. Eso de la pastilla de cianuro no iba con su personalidad. Llegado el momento, se acobardaría. Y lo del tiro en la nuca sería violento. Sin embargo, el “suicidio accidental imprevisto” no estaba mal. No sabía cómo moriría, ni cuándo. Pero sucedería.

.

2 comentarios:

Las3Musas dijo...

Me gusta!

:)
besos
musa

DrVicious dijo...

resucitar palabras como "caterva" ya le dan un tremendo valor agregado al texto.
Abrazos mil