Biografías: Nicanor Sótola

.
Nicanor Sótola nació el 12 de febrero de 1967, en la ciudad de N´Djamena, en la República del Chad. Poco después de su doceavo cumpleaños, impulsada por compromisos laborales de su padre, su familia se trasladó a Villa Celina. Allí, Nicanor completó sus estudios en la Escuela nº 137.
Desde niño mostró una marcada facilidad para el tejido a crochet. A los catorce años empezó a entrenar bajo el ala protectora del dominicano Igor Stratsky, tres veces campeón de tejido a crochet en el grand slam de San Petesburgo y medalla de plata en las olimpíadas de Helsinski. Pero el futuro deportivo de Nicanor se vio truncado por una lesión en el menisco, mientras disputaba las semifinales del abierto de Claypole.
Con la intención de reencaminar su vida, se anotó en la Carrera de Ingeniería, en la Universidad de Buenos Aires, a la que asistió durante siete años sin aprobar ninguna materia. Allí conoció a Carlos Bossi, con quien contraería matrimonio poco después. En el año 1984 tuvieron gemelos: Andrés y Macario, y un año después adoptaron a Tomás. Vivieron en la pobreza hasta el año 1997, en que Nicanor patentó la máquina de hacer empanadas criollas de carne cortada a cuchillo, por la que todavía se lo recuerda. El invento fue un éxito y el Imperio Sótola nació.
Nicanor Sótola murió el 7 de julio del 2006, víctima de una sobredosis de sánguches de miga que derivó en complicaciones cardíacas. Para entonces, su invento se exportaba a Francia, España, Canadá, Turquía, Uruguay, Chile y Camboya.
.

5 comentarios:

Las3Musas dijo...

:))

buenísimo...

jajajajaja

besotéricos
musa

Anónimo dijo...

Macario, Macario....ese nombre me suena de algun viaje, al norte si mal no recuerdo.....MAcario, Macario...

Fede

Anónimo dijo...

Asi que Nicanor fue el inventor de la máquina de hacer empanadas criollas cortadas a cuchillo??? Qué grande!! Cómo puede ser que no haya un día en el calendario que se lo recuerde con un feriado en donde sólo comamos empanadas criollas cortadas a cuchillo!!

carola

Marcelo Guerrieri dijo...

Pero... pero... ahora me vengo a enterar ¡que murió el negro Sótola! No somos nada no...
Un abrazo.

Anónimo dijo...

aun no lo he leido todo pero me está gustando mucho...especialmente los recontrabreves y las biografías...tiemblan Marcel Schwob y sus vidas imaginarias!

estas en Barna?
Besos,
Lucre